domingo, 27 de mayo de 2012

El Todao 70 mm.


Soy la única persona sobre la faz de la tierra que recuerda algo, algo nimio tal vez pero que solo existe ya en mi mente y ningún otro hombre o mujer de los millones que pueblan el planeta, tiene memoria de semejante cosa. Por si este hecho no fuera lo suficientemente terrible, he llegado, de manera concomitante, a otra conclusión de incalculables consecuencias. Cada uno de los seres humanos, cuando ya ha vivido años más que suficientes y la madurez se aproxima a la vejez y aun a la decrepitud, es el sólo y único mortal en recordar algo. Naturalmente, no he hecho ningún estudio de campo y nadie debe pedirme pruebas o datos en los que me baso para tamaño aserto. Sé que éso es así y todos los que este post leyeren deben comulgar conmigo sin que les quepa otra opción que un sí unísono y monocorde.
Una aproximación epistemológica  nos dice que la trayectoria de la teoría es simple, tan simple como puede ser algo que tiene sus orígenes en un comentario del Facebook en el que yo mentaba el sistema cinematográfico conocido como Todao 70 mm. Conocí aquel invento en los años estudiantiles y las salas de proyección donde se empleaba lo anunciaban a bombo mientras que el platillo lo dejaban para la Refrigeración Baviera que mitigaba el rigor caluroso del verano de Sevilla. Era cosa sabida que las películas, físicamente, tenían un formato de 35 mm. Pues bien, el truco del Todao era que el film de celuloide tenía un ancho de 70 mm. Esto permitía, teóricamente, proyectar las imágenes animadas en grandiosas pantallas, sin merma de su calidad visual. No hace al caso si llegué a ver alguna película con estas características y, si la vi, no me acuerdo. Pero el run run de aquella muletilla del Todao 70 mm. quedó, en cambio, indeleblemente grabado en mi memoria.
Tengo la buena costumbre de que cuando surge algo de lo que no estoy suficientemente documentado, busco en el Google o en los libros de papel información sobre el tema. Por éso, me dispuse a recabar datos de cualquier pelaje sobre aquel Todao 70 mm. tan maravilloso. Así que le di caña al buscador pero fueron pasando las páginas sin que apareciera nada y casi todas las referencias eran para el objetivo de 70 mm. de las cámaras Nikon, el mismo que uso para las fotos que, a veces, adornan este blog. Cuando llegué a la página 13 o 14, di por terminada la búsqueda. Quedaba mucha morralla, por supuesto, pero soy de la opinión de que si, llegado a un punto del camino, no hemos encontrado lo buscado, es inútil seguir. En realidad, ésto es una extrapolación del consejo que lo doy a mis pacientes jóvenes cuando surge el tema de las noches perdularias: si son las dos o, a lo sumo, las tres de la madrugada y no has encontrado nada, no sigas buscando. Esa noche no es para ti y lo mejor que puedes hacer es irte a la cama. Se que muchas veces se busca la sorpresa, la emoción del último momento, el golpe de fortuna que hace que una noche que parecía perdida, de repente, se convierta en la noche de tu vida. Éso no ocurre nunca y solo se pierde el tiempo y el dinero consumiendo cubatas que te estragan el estómago y preludian un día siguiente de desabrida resaca y áspera desilusión.
Digo que, hecha una búsqueda razonable en el Google, di por seguro que nadie se acordaba ya del Todao 70 mm. Nadie, salvo yo, en toda la faz de la tierra. Por lo tanto soy depositario único de este saber y con tamaña responsabilidad debo vivir el resto de mis días. De esta conclusión, fue fácil escalar al corolario final que se enunciaba al principio y ahora repito: llega un momento de extraordinaria entidad vital en el que cada hombre y mujer es el único que recuerda algo. Y cuando el hombre o mujer mueran ese recuerdo se habrá perdido inexorablemente para siempre. Particularizando: cuando yo solo sea polvo enamorado, el Todao 70 mm. que una vez fue ya no será nada, ni siquiera polvo en el viento.
Que nadie llore por ésto. También las estrellas se apagarán y las cucarachas se extinguirán. Es ley de vida y muerte. Y, sobre todo, que nadie me contradiga. Me hace ilusión sostener esta teoría tan exquisitamente inútil. Sé que se puede alegar que si hubiese seguido buscando en el Google, si me hubiese tomado unos cuantos cubatas virtuales más en la discoteca aleatoria, al fin habría encontrado alguna referencia al Todao 70 mm. Es posible incluso que me fuera dado contactar con esa otra u otras personas que todavía lo recuerdan. Desgraciadamente, ésto no invalida la hipótesis que sostiene también como cosa cierta que esas personas morirán antes que yo. O es posible que yo muera antes que ellas porque la certeza de las hipótesis es baladí. Entonces el Todao 70 mm. quedará en la memoria de otro mientras que en la mía estará encerrado el farolero del Polo Norte. Y así se cumplirá mi último destino. Bien mirado, la vida del hombre sobre la tierra es tan deleznable que su pequeño momento de fulgor solo le permite tener la identidad, única e irrepetible, de ser tan solo él quien recuerda el biscúter, la gaseosa “La Molina”, la tinta china y el tiralíneas, los zapatos “Gorila”, Gigliola Cinquetti o a la torre Eiffel.

7 comentarios:

  1. Que alegria saber que alguien recuerda El Todao, "deciamos es en todao", ocupaba toda la pantalla, deberia tener unos 7 años o menos...pero me acuerdo, mis hermanos mayores, no recuerdan nada del todao, el viscuter, la Molina, el gogomovil, las carteleras de carton de cine Breton en Salamanca, La loción Brotanomacho, el reloj Roscopatent..etc..soy Dibujante, fotografo, tanguero, mago..y sobre todo observador, me gusta ver la vida pasar , Nacho Casal. Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y perdón por la tardanza en contestar pero es que este blog lo tengo un poco abandonado. Efectivamente, el truco está en saber ser un buen observador. No hay nada más entretenido y enriquecedor que ver pasar la vida cotidiana, el mundo real. Incluso mejor que aquel Todao 70 mm. Yo ya no necesito artilugios para imaginar.
      Te digo que me he lavado la cabeza con el champú abrótano macho y hasta recuerdo su eslogan en los cartelones publicitarios. "¿Qué va a ser ahora de los champús que solo saben hacer espuma?" Pero, a pesar del uso del potingue, el pelo fue cayéndose inexorablemente. En cambio, no recuerdo el reloj Roscopatent.
      Si te interesara seguirme, escribo habitualmente en guapamurcia.es el blog A escape libre.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  2. claro que me acuerdo lo asocie a" todo dado" en andaluz , a mi servio para no olvidarlo

    ResponderEliminar
  3. Creo que el sistema se llamaba Todd-AO, lógicamente conocido aquí como Todao, pero las búsquedas "guguelianas" requieren el original, salvo que se quiera encontrar este blog.
    En fin, yo también lo recuerdo como Todao y en Sevilla. Añorando los cines de verano, el Enramadilla especialmente, junto al Prado de San Sebastián.
    Imaginense si soy anacrónico que respondo a una entrada bloguera tres años después de su publicación.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo: muchas gracias por tu comentario. Este blog, efectivamente, está abandonado pero, como ves, no muerto. En el crecen los matojos de la desidia pero, de vez en cuando, aun aparece alguna flor como la tuya. Y sí, aquellos cines de verano eran encantadores aunque no recuerdo en concreto ese que dices de la Enramadilla. Posiblemente, su desaparición haya sido uno de los motivos para dejar de ir al cine a pesar de la digitalización, el 3D y otras mandangas. Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Que pocos hablen del Todao, como del cinerama, y de tantos otros avances en la evolución de los recursos tecnológicos pensados para el espectáculo cinematográfico, no quiere decir que no se recuerden. Pero hablar del Todao sin explicar o al menos contar porqué surgió tal tecnología es perder el sentido del origen.
    Hagamos un pequeño apunte por si a alguno sirviera.
    El TODAO nació para simplificar la tecnología costosa y difícil de proyectar bien como era el CINERAMA que requería 3 cámaras para grabar simultáneamente, y 3 proyectores para proyectar simultáneamente con el objetivo de conseguir un campo visual mayor que diera al espectador la sensación óptica de quedar inmerso en el espacio que se proyectase. Hoy el Cinerama y el Todao quedan muy superados por el formato y sistema IMAX en el que no solo puede uno estar inmerso en el espacio visual, sino que el espacio escénico entra en el espacio que ocupa el espectador arrastrándolo al interior de la escena en un universo en 3D...

    Nota final
    Allá, en Sevilla, en la expo'92 pudimos, los que fuimos y pudimos, ver los dos grandes espectáculos cinematográficos que por un lado SONY nos brindó con un documental en 3D un viaje entre las venas de las plantas para ver el proceso de la fotosíntesis. Y por otro lado, en el Pabellón de Venezuela, no la "bolivarianachavista" hicimos un viaje increíble por el río Orinoco en el que era imposible perderse detalle porque el fotograma era ENORME, no recuerdo las medidas, y la toma de imágenes y proyección era a la velocidad, creo recordar, 48 por segundo. No había detalle que no fuera nítido, lo que permitía enfocar la vista en cada movimiento de los ojos y ver con absoluta nitidez cada gota de agua que cayera sobre las del río.

    ResponderEliminar
  5. Era fascinante: Película de 70mm y sonido de siete canales, cinco altavoces detrás de la pantalla y ambiente de sala stereo (dos canales), Luego se vio que con cinco canales en total era suficiente. El sonido se grababa en una cinta magnética pegada al celuloide. En la época se buscaba plasmar la realidad, el resultado era espectacular.
    En España se abandono el TODDAO entre el 1975-1980 por costes económicos, en América se siguió la producción en toddao hasta llegar los sistemas digitales.
    La ultima pelicula que vi en Panavisión (Parecido a TODDAO) fue "La guerra de las Galaxias capitulo IV" en 1978, su primera edición, la han remasterizado a Dolby digital, yo me quedo con la versión en panavisiòn.
    Actualmente pienso que la calidad de sonido es muy buena pero se buscan los efectos sonoros y no la realidad.
    Lo ultimo en sonido pienso que es el Dolby Atmos.
    Te pongo unos Link que hablan del Toddao.
    http://palacio-del-cine.blogspot.com.es/p/palacio-del-cine.html
    https://www.xataka.com/audio/asi-es-dolby-atmos-por-dentro-y-esto-es-lo-que-nos-ofrece-en-el-cine-y-en-casa

    ResponderEliminar